lunes, 24 de junio de 2013

Capítulo 8. Primera Parte.

Se hacía de día y pequeños pero agradables rayos de sol pasaban a través de la ventana de la acogedora habitación de Kaytleen.

Ella se hallaba tumbada sobre la cama aunque sin dormir revolviéndose desnuda entre las sábanas. No había conseguido dormir en toda la noche debido a las múltiples pesadillas que venían a ella nada más cerrar los ojos, y para colmo, le dolía todo el cuerpo a causa de los moratones en el cuello y los brazos, causados por los fuertes golpes que había recibido la noche anterior.  Lloraba desconsoladamente cada vez que recordaba lo sucedido, lo peor era que se veía obligada a no expresar ese terrible dolor a través de ellas puesto que Tyco se cabrearía y comenzaría de nuevo a gritar.
Estaba segura de que para él ya solo era una carga, a consecuencia de esto sabría que no tendría problema en acabar con ella en cuanto la situación se le presentara. Eso la aterrorizaba, pero era cierto. Y no podía hacer nada contra la realidad.


●●●


Unas horas antes a las afueras de Nueva York la pareja llegaba por fin al club después de un largo día en el orfanato con las dulces niñas.

«Volví a ver al auténtico Rémi durante unos minutos. Oh, como echaba de menos a ese Rémi encantador, atento y divertido»

A pesar de haber sido así, durante el trayecto de vuelta se mostró igual de frío aunque sabía que algo había cambiado en él. Si eso era cierto, Kay sería la persona más feliz del mundo. Pero también podría equivocarse, cosa que siempre pasaba porque tenía demasiada fe en que las personas cambiaran.


-          Son tres niñas.- Le dijo a Tyco sin mirar antes a Kay, la cual había estado llorando durante el trayecto rogándole que las dejara en paz, que no hiciera caso a Tyco.

-           Cuantas más mejor. –Se limitó a decir.


Una oleada de ira recorrió el cuerpo de Kay al oír aquellas tres simples palabras y sin más entró a la carga repitiendo una similar perorata, la misma que le había soltado a Rémi unos minutos antes.


-          Esas niñas son demasiado pequeñas. ¿Acaso no te queda un poco de corazón como para no meterlas a trabajar en lo mismo que yo? Solo tienen cinco y siete años ¿Es qué no te entra en la cabeza? Y yo que pensaba que ya no podías ser más despreciable, te superas a ti mismo. Por favor, no les hagas esto a ellas también. ¡Por favor! No te pido nada más.

La mirada asesina de Tyco no pasó desapercibida ni siquiera para Rémi, el cual no decidió intervenir en lo que iba a ocurrir a continuación y decidió escabullirse de la escena casi sin ser visto.


-          ¿¡Cómo se te ocurre hablarme de esa forma!? ¿¡Qué te tengo dicho!? ¡A mí nadie me dice como he de comportarme! ¡NADIE! ¿¡Has oído!?

-          Sí. –Musitó la joven a la vez que era empujada por él hacia la puerta del piso.

Los ánimos de Tyco parecían estar calmados cuando por fin llegaron. Kay se encerró en su habitación pensando en la pelea que se podría desatar más tarde y deseando que no fuera así. Aunque después de lo que le había dicho, seguramente ocurriría algo inevitable.

Pasos pesados y fuertes se escuchaban a través de la puerta de su habitación, Tyco se acercaba, y por su forma de caminar y el tono de la voz con el que la llamaba estaba segura de que estaba en estado de embriaguez.

-          Kaytleen cariño... Ábreme la puerta, solo quiero disculparme. –murmuró su voz al otro. Aquella frase había hecho reír de forma exagerada a Kay. ¿De verdad la creía tan ilusa?

No contestó, ni tan siquiera se movió de la cama donde se encontraba mirando fijamente hacia la puerta.


Tyco perdía la paciencia al no recibir una respuesta. Ella pudo escuchar como poco a poco alzaba la voz y empezaba a golpear la puerta con bastante fuerza. Pero de pronto los golpes cesaron hasta ya no poder escuchar nada. Kay extrañada se acercó a la puerta, pero un golpe muy fuerte hizo que se apartara dejando así entrar a un Tyco realmente cabreado. Había caído en el suelo al retroceder y Tyco ahora se abalanzaba sobre ella y le comenzaba a asestar fuertes golpes en las cienes a la vez que agarraba su cuello, todo fue tan rápido que no le dio tiempo a correr y huir de ese despreciable ser sin corazón.

Fifty Shades Trilogy | via Tumblr


-          ¡Siempre tienes que dejarme como un maldito gilipollas! ¡Como un necio, como un cabrón! ¡No me respetas! ¿¡Acaso no has aprendido aún como no has de hablarme delante de los demás!? No sé cuántas veces te habré repetido lo mismo, pero parece que no aprendes por las buenas. Lo repito, una, otra, y otra vez pero no te entra en tu maldita cabeza. Ahora cumple con tu trabajo. ¡PUTA!

No tardó demasiado en volver a agarrarla con mayor fuerza y con la mano libre jaló de la camiseta dejando sus exuberantes pechos al descubierto y comenzó a sobetearla sin mostrar una pizca de compasión.
El resto te lo podrás imaginar... Una vez más abusó de ella y le asestó una brutal paliza.



●●●


Un aire alegre inundaba el orfanato rozando sus paredes blancas. Un niño pequeño corría tras una niña mientras gritaba ‘‘¡No se lo digas a mamá! ¡No se lo digas!''
Pero la niña seguía correteando delante de su hermano hasta que al final se paró delante de una puerta y sin pedir permiso entró en la habitación.

-          Mamá, mamá. ¡Derek es bruto! ¡Me ha pellizcado

-          Amélie no seas quejica, seguro que no ha sido para tanto.

La mujer a la que llamaban mamá sonreía mientras decía aquello y a pesar de haber defendido al pequeño Derek abrazaba a su pequeña niña.
Y como si se tratara de un flash esta imagen desapareció siendo sustituida por un hombre de complexión delgada pero fuerte, que se encontraba tirado en el suelo de su habitación y con una mujer que parecía ser su hermana sobre él y que estaba agarrando un jarrón en lo alto esperando el mejor momento para soltarlo en el rostro de su hermano.

Y nuevamente nublándose aquellos recuerdos como había aparecido, volvió a la realidad en la que se encontraba.
Las hermanas Höhner se despertaban sobresaltadas. Algo había pasado, alguien había interferido sus recuerdos en sus sueños, ese había sido Derek y ahora Azura empezaba a confirmar sus sospechas acerca de la joven ''encantadora''.

Y en un acto reflejo la mayor de las niñas introdujo la mano en su bolsillo sacando la foto que el día anterior había 'robado' sin querer.


Ahora todas las piezas empezaban a encajar.


Continuará.... 
Pedir el próximo capítulo, dejad vuestra opinión y todo eso. 
Como siempre les digo, nada viene mejor que una crítica constructiva o un comentario positivo. 
Un beso enorme. 



6 comentarios:

  1. ¡Hola! Tienes un premio en mi blog por tu increíble historia <3
    http://lmdreamer.blogspot.com.es/2013/07/premio-wiiiiii.html

    ResponderEliminar
  2. Hola, te informo de que tienes un premio en mi blog por tu increíble historia ;)
    http://rompiendoconloestablecido.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Me encanta tu historia, es genial, me gustan mucho las gemelas y Azura, tambien me resulta inquietante lo de derek con amelia simplemente fascinante, y kat y remi... me encanta aunk a saber k le ara el malo a las niñas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias enserio.
      ¡Me pondré manos a la obra para terminar el capítulo que empecé hace unas semanitas! :D
      ¡Gracias, Gracias!
      Un beso enorme.

      Eliminar
  4. Me encanta tu historia la descubri ayer y me encanto en todos los sentidos, tengo un monton de comentarios positivos sobre tu blog e historia lero no se como wxpresarlas, tu historia es perfecta, maravillosa, genial, fascinante, interesante, tengo ganas de saber que pasa en el proximo capitulo, eres muy buena escritora, espero pronto el proximo capitulo besos y abrazos desde el sur de españa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias nuevamente aunque la verdad no me considero de totalmente escritora me que esa palabra me queda un poco grande.
      ¡Un beso y un abrazo!

      Eliminar

Cualquier comentario que sea de mal gusto será borrado, es decir que al dar una critica utilices insultos soeces. Si tenéis blog dejarlo en el link. Y por supuesto, quiero vuestra opinión. Saludos Príncipes y Princesas de Sherlyn.